Rescatan a un niño tras 50 minutos bajo una avalancha en los Alpes

Publicado el por NievePolvo

rescate niño la plagneRescate-niño-avalancha-Alpes. Un niño de 12 años ha sido encontrado vivo e ileso después de haber quedado enterrado bajo la nieve durante más de 50 minutos tras una gran avalancha en la estación de esquí francesa de La Plagne (Francia).

Los hechos tuvieron lugar minutos antes de las 14.00 del día 26 de Diciembre en la zona del Glaciar Bellecôte, a más de 2.400 metros de altitud.

El niño, de nacionalidad francesa aunque residente en Londres, se encontraba esquiando fuera de pista con un grupo de otros 6 esquiadores, algunos de ellos familiares, cuando se vio atrapado por un alud de nieve de 500 metros de ancho y 2 metros de espesor, que lo arrastró más de 400 metros por el itinerario La Rochu, en la cara oeste de la montaña Bellecôte.

En el rescate participó un equipo de 40 trabajadores, un helicóptero y perros rastreadores. Precisamente fue uno de estos adiestrados animales el que localizó al niño, tras 53 angustiosos minutos, enterrado bajo una capa de 70 centímetros de nieve. “Fue un gran alivio”, declaró a la televisión francesa Raphael Chovin, el encargado del perro.

El niño estaba disfrutando con su familia de las vacaciones de Navidad en la localidad de Champagny-en-Vanoise y, tras el rescate, fue evacuado en helicóptero al hospital de Grenoble, en el que se confirmó que no presentaba heridas de gravedad. La pista donde se produjo el alud se encontraba cerrada debido a otra avalancha que había tenido lugar horas antes en una pista adyacente.

A pesar de esquiar fuera de pista y en una zona cerrada al público, el pequeño no llevaba ningún equipo de seguridad para este tipo de actividad y su chaqueta de esquí no estaba equipada con un detector de víctimas de avalanchas.

La Rochu es un itinerario fuerapista marcado como “Natur”, lo que significa que los equipos de pistas nunca la preparan. Un descenso muy exigente, con un pendiente prolongada de más de 30 grados, que se encuentra ubicado en el glaciar Bellecôte, la parte más alta de La Plagne, en un área marcada como “zona de alta montaña […] solo para buenos esquiadores”.

Los expertos han calificado esta supervivencia como un auténtico milagro: “Podemos llamarlo un milagro. Un día después de Navidad, había otro regalo en la tienda”, dijo el capitán de la policía local, Patrice Ribes. Por su parte, el experto en rescates Henry Schniewind explicó: “Si alguien está enterrado bajo la nieve, por lo general, tiene 15 minutos para respirar antes de que se agote el oxígeno. Esto puede variar si la bolsa de aire es más grande, como en el caso del niño enterrado”. “Solo en la región de Saboya de los Alpes franceses (incluida La Plagne), se han producido en las últimas dos semanas y media al menos 6 víctimas de grandes avalanchas potencialmente mortales que fueron provocadas accidentalmente por las víctimas o por alguien de su grupo. Afortunadamente, no ha habido víctimas mortales, solo lesiones”, dijo Schiewind.

Una historia con final feliz que ha de servir para concienciar a los esquiadores del peligro de esquiar fuera de pista y de las precauciones que han de tomarse cuando se decide asumir el riesgo de salirse de las pistas marcadas o, como en este caso, de esquiar en un zona cerrada al público por los propios servicios de la estación.